Considerando como ejemplo a la familia, ésta tiene ingresos y los gasta para diferentes destinos. Si los integrantes son varios y tienen diversos trabajos sus fuentes de ingresos pueden provenir de distintas actividades; por ejemplo: trabajo en relación de dependencia, pequeña empresa familiar, actividad profesional independiente, etc.

Intentar una clasificación puede resultar útil para saber cuáles son las principales fuentes de ingreso, cuánto aportan al presupuesto familiar, y para que tipo de gastos se destinan.

Otro tanto ocurre con los gastos y las clasificaciones pueden ser también variadas.

El gobierno hace lo mismo que la familia; es decir, clasifica los ingresos y los gastos. Pero como son muchos y muy variados, tiene previsto clasificarlos mediante instrumentos que los agrupan por características homogéneas, que se llaman clasificadores presupuestarios y que, como veremos, corresponden a los diversos criterios de agrupamiento. Estos clasificadores permiten ordenar la información de ingresos y gastos y contestar a preguntas tales cómo:

        ¿Cuál es el origen de los ingresos?

        ¿Cuál es la finalidad del gasto, a qué servicio está destinado?

        ¿En qué bienes y servicios se gasta?

        ¿Qué organismos gastan?

Hay diferentes clasificadores:

Empecemos por los recursos. Se clasifican por rubros o conceptos de recursos y son una clasificación específica de los ingresos (contribuciones a la Seguridad Social, impuesto a las ganancias, IVA, tasas).

Otros son exclusivos para clasificar y analizar los gastos:

   
         
         

Indica el destino identificando los servicios sociales, de defensa y seguridad, económicos, de administración gubernamental y de la deuda.

     

   

Se refiere a la naturaleza del servicio o producto que se contrata o paga (personal permanente / temporario, alimentos, elementos de limpieza, alquileres).

     

 
Se refiere al origen de los fondos: Tesoro Nacional, recursos propios, préstamos internos o externos.

 
   
Considera la división política del país en provincias.    
   
  Hay otros clasificadores que se utilizan tanto para recursos como para gastos:

 
 

Se refiere a las diferentes dependencias de la estructura organizativa del gobierno.

 

 
Gastos y recursos, corrientes y de capital. Fuentes y Aplicaciones Financieras.
   
         
         
         
  Tanto los gastos como los recursos pueden registrarse de diferentes modos:

 
   

    Base Presupuesto:

Lo que se proyecta según Ley, su distribución y modificaciones.
 
       
         
         
         

    Base Devengado:

Refleja lo efectivamente realizado en el ejercicio fiscal (año) con independencia del momento en que se produce el pago o cobro.
   
         
         

    Base Caja:

Cuantifica los pagos y cobros con independencia del ejercicio fiscal (año) en que se devengaron.
   
         
         
  Lo anterior se vincula con las etapas o momentos de los gastos y recursos.
 
   

Etapas del gasto:

  Presupuesto (momento de la aprobación)  
         
   
Compromiso (momento de la formalización de una decisión de gastar)
   
         
    Devengado (momento de la realización, del cual surge la obligación de pago)    
         
    Pagado (momento del pago)    
         
         

Etapas del recurso:

  Presupuesto (momento de la estimación)    
         
   
Devengado (momento de la determinación, liquidación o venta)
   
         
   
Recaudación (momento del ingreso o percepción)
   


A su vez, de la diferencia entre los recursos (corrientes y de capital) y los gastos (corrientes y de capital) surgen los distintos resultados de las cuentas públicas:
   
Déficit /Superavit Presupuestario:  

Cuando los gastos presupuestarios superan la estimación de recursos, existe déficit presupuestario y en la situación inversa existe superávit presupuestario
   
       
Déficit /Superavit Base Devengado:  


Cuando los gastos realizados superan a los ingresos existe déficit base devengado y a en la situación inversa existe superávit base devengado
   
         
Déficit /Superavit Base Caja:  

Cuando los gastos pagados superan a los ingresos percibidos existe déficit base caja y a en la situación inversa existe superávit base caja
   
   
 
   
         
         
         
Si a los gastos (corrientes y de capital) se les deducen los intereses de la deuda pública tenemos el gasto primario. Si a la diferencia entre recursos y gastos, que se denomina resultado, le deducimos los intereses de la deuda pública tenemos el resultado primario (déficit o superávit).

Ahorro / desahorro: es la diferencia entre recursos corrientes y gastos corrientes. Se lo puede denominar, también, resultado económico.