INVERSION EXTRANJERA DIRECTA EN ARGENTINA 1992-19951 

Estimaciones preliminares

Resumen

La inversión directa es la categoría de inversión internacional que refleja el objetivo, por parte de una entidad residente de una economía (inversor directo), de obtener una participación duradera en una empresa residente de otra economía (empresa de inversión directa). La inversión directa comprende no sólo la transacción inicial que establece la relación entre el inversor y la empresa sino también todas las transacciones que tengan lugar posteriormente entre ellos2. El balance de pagos intenta reflejar a valor de mercado los flujos de capital y rentas asociadas correspondientes a las transacciones con el inversor directo. Las transacciones de capital en concepto de inversión extranjera directa (IED) constituyen uno de los principales componentes de las transacciones financieras internacionales, y su importancia ha aumentado en Argentina en los últimos años. El contexto internacional prevaleciente y las reformas estructurales introducidas en la economía argentina en la década del '90, iniciaron una fuerte corriente de financiamiento bajo la forma de inversiones directas del exterior. 

El trabajo tiene como objetivo presentar en forma resumida la metodología y los resultados preliminares de la estimación del balance de pagos de los flujos de las transacciones de capital y las rentas en concepto de inversión extranjera directa en Argentina y de los stocks para la estimación de la posición de inversión internacional3

La información primaria utilizada para las estimaciones son las participaciones de capital de inversores directos no residentes, los resultados y la evolución del patrimonio neto de los estados contables de las empresas de inversión directa y la información sobre las privatizaciones (ventas de paquetes accionarios de propiedad del sector público) realizadas por el gobierno nacional y los gobiernos locales. En el caso del sector bancario y financiero, compañías de seguros y AFJP, las estadísticas básicas fueron provistas por los distintos organismos de supervisión de dichas entidades. Para el resto de las empresas del sector privado no financiero la estimación se basó en una encuesta para el período 1991-1995 a las principales empresas que operan en el país realizada por el INDEC, en el marco de la Encuesta Nacional a Grandes Empresas 1995. 

El siguiente cuadro presenta los resultados preliminares de la estimación de la renta, las transacciones de capital y la posición en concepto de inversión extranjera directa en Argentina para el período 1992-1995.

Cuadro 1: Inversión extranjera directa en Argentina 

(en millones de dólares) 

 
1992 
1993 
1994 
1995* 

Renta 

1,154 

1,681 

1,796 

1,740 
 
 
 
 
 
Transacciones de capital 
4,044 
2,557 
3,067 
4,179 
 
 
 
 
 
Posición 
14,829 
16,476 
20,401 
24,630 

* Estimación provisoria

La estimación de la renta de inversión directa muestra un importante incremento entre 1992 y 1993 que surge del aumento en la posición, producto de los importantes flujos de esos años y del aumento en la rentabilidad promedio de las empresas de inversión directa. En 1994 la tasa de crecimiento de la renta se desacelera considerablemente, en parte por la incorporación de las AFJP que presentan resultados negativos en su primer período de operaciones y las fuertes pérdidas registradas en el sector bancario. Para el año 1995 el efecto de los flujos de inversión y el correspondiente aumento en la posición, se vieron compensados por la baja en la tasa de rentabilidad de las empresas, producto de la caída en el PBI. 

La estimación de las transacciones de capital por inversión directa en el país muestra la importancia de esta categoría de inversión internacional en Argentina. La inversión extranjera directa financió el 54% de la suma de los déficits de cuenta corriente para los cuatro años considerados (1992-1995) y representa el 41% de la suma de los saldos de la cuenta capital y financiera en el mismo período4

La caída que se observa en los valores de 1993 debe analizarse considerando la importancia que revistieron las privatizaciones en los primeros años del período considerado, y la forma en que se registran en el balance de pagos. La estimación de los ingresos por privatizaciones se contabilizó como flujo de IED sólo cuando la operación significó una transferencia accionaria a un inversor directo. Siguiendo las definiciones de la cuenta capital y financiera del balance de pagos, las colocaciones accionarias en bolsas del exterior, donde ningún accionista se identifica con al menos el 10% del capital de la empresa, son clasificadas como inversiones en cartera de no residentes. Los flujos de IED del cuadro no comprenden los ingresos por privatizaciones considerados como inversión de cartera. En 1993, el esquema utilizado en la privatización de YPF explica el bajo nivel relativo de las transacciones de capital en concepto de inversión extranjera directa, situación que se modifica si se incorpora esta privatización considerada como inversión en cartera5

En los dos últimos años del período los flujos de capital se dirigieron mayoritariamente a la compra de participaciones accionarias en empresas del sector privado residente, cambiando la tendencia de los años anteriores. 

La posición se estima en base a los patrimonios netos de las empresas de inversión directa y muestra el pasivo de la economía frente al exterior en concepto de inversiones directas. Cabe destacar en su evolución el fuerte crecimiento entre 1992 y 1995 (65%) que refleja la importancia creciente de la IED en Argentina en los últimos años. 

La presentación detallada de las estimaciones muestra, además, aperturas de los flujos de renta y las transacciones de capital por actividad económica y por país de origen de la inversión. 

El registro en el balance de pagos de las estimaciones de inversión extranjera directa en Argentina modifica los valores de la cuenta corriente y la cuenta capital y financiera, como consecuencia tanto de incorporación de series como de mejoras en las estimaciones de partidas ya existentes. La incorporación en el balance de pagos de las nuevas estimaciones de inversión extranjera directa implica aumentar el déficit estimado de la cuenta corriente y consecuentemente aumentar el ingreso de fondos en la cuenta capital y financiera.


Notas al pie

Estas estimaciones fueron elaboradas por la Dirección Nacional de Cuentas Internacionales (DNCI), en base a datos relevados por el INDEC, la Superintendencia de Seguros de la Nación, la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones, la Superintendencia de Bancos y la propia DNCI. 

2 Manual de Balance de Pagos, FMI, quinta edición. 

3 Los resultados que se presentan en este trabajo son estimaciones preliminares que serán revisadas en la medida en que se incorpore información adicional. Cabe aclarar que en este estado del trabajo no se incluyen las inversiones directas en establecimientos agropecuarios y bienes inmuebles, y para los sectores de actividad relevados, no se incluyó la medición de las deudas y créditos con los inversores directos no residentes (concepto que compone la IED). 

4 Si se agrega a la inversión extranjera directa la inversión de cartera por privatizaciones de empresas públicas, fundamentalmente vinculada con las acciones vendidas de YPF en el año 1993, estas participaciones representan para el total del período el 65% y el 50% de la cuenta corriente y de la cuenta capital y financiera, respectivamente. 

5 La estimación conjunta de estos flujos presenta para el año 1993 una visión distinta a la de considerar únicamente los flujos de IED. En el año 1992 el total se ubica en alrededor de los 4300 millones de dólares, en 4900 millones en 1993, cae a 3300 millones en 1994 y crece nuevamente a 4200 millones de dólares en 1995. Es importante destacar el cambio en la composición de estas cifras: 2608 millones en 1992 y 3270 millones en 1993 (considerando la inversión en cartera por privatizaciones) corresponden a ingresos por privatizaciones; mientras que estos ingresos se reducen considerablemente en 1994 y 1995, donde el aporte más importante a las estimaciones proviene de los otros componentes del flujo. Es decir, la participación de las privatizaciones en el total del flujo de IED más la inversión en cartera por privatizaciones, representó el 61% del flujo total considerado en 1992, el 67% en 1993, para luego bajar al 12% en 1994 y al 25% en 1995. 

Volver