7) Composición Regional del Sector

La actividad en las provincias

La producción láctea en nuestro país se concentra en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y La Pampa. Allí se encuentran las principales cuencas lecheras y casi la totalidad de los tambos e industrias del sector. En el (Mapa 1) puede verse la distribución geográfica del valor de producción de la actividad láctea primaria e industrial.

La participación relativa de las tres principales provincias (Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) ha variado en el tiempo (Cuadro 7). Buenos Aires ha perdido participación en favor de Santa Fe y Córdoba. Entre Ríos y La Pampa no registran variaciones significativas.

Existe una gran disparidad entre los rendimientos según la provincia que se considere y también entre zonas productoras (cuencas lecheras) pertenecientes a una misma provincia. Mientras que la Zona Sur de Santa Fe es la más productiva con 156,8 Kg. GB/HA./Año, en la Cuenca A de Entre Ríos la productividad apenas alcanza los 50 Kg. GB/HA./Año. En la medida que se introduzcan mejoras a nivel de manejo de hacienda y aportes de tecnología agropecuaria los rendimientos podrían incrementarse sustancialmente. Entre 1990 y 1998, la producción, de las tres principales provincias productoras (Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) creció un 30% en el caso de Buenos Aires, y un 75% en el caso de Córdoba. En el mismo período, tuvo lugar una disminución del número de tambos de aproximadamente un 35%, lo que implica un crecimiento sustancial de la producción por establecimiento, que está reflejando un aumento del tamaño de la unidad productora rentable (incremento de las vacas por tambo) como consecuencia del proceso de adecuación a los precios relativos sumado a las inversiones en tecnología de los últimos años.

Las provincias de Entre Ríos y La Pampa, por sus potencialidades (especialmente en el caso de la primera) se perfilan como importantes provincias productoras. A pesar de que sus niveles de producción y sus rodeos lecheros son sustancialmente menores respecto a los de las tres provincias más importantes, las tasas de crecimiento correspondientes arrojan valores relativamente cercanos a los de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, al tiempo que los aumentos en productividad de Entre Ríos y La Pampa fueron superiores a los de las tres provincias principales, señalando una tendencia a la convergencia en los parámetros productivos.

En relación con la actividad industrial existe una diferencia significativa en cuanto a capacidad instalada entre las tres provincias más importantes y el resto (cuadro 8). Al respecto, la provincia de Santa Fe presenta un claro liderazgo, no sólo por su mayor capacidad de procesamiento, sino también por el mayor tamaño de la planta promedio.

Exportaciones provinciales. Según datos del INDEC, la provincia de Santa Fe es la principal exportadora de productos lácteos tanto en volumen como en valor, seguida por Buenos Aires y Córdoba (gráfico 7).

Inversiones y nuevas tecnologías. La distribución provincial de inversiones privadas, (Cuadro 9), se concentró principalmente en dos provincias, Santa Fe y Buenos Aires, que en conjunto absorbieron el 75% de la inversión privada total.

Estas inversiones junto con las previsiones sobre el crecimiento de las exportaciones y el consumo interno determinan un incremento en la producción láctea y de los insumos, tomando tanto los efectos directos como indirectos.

Tal como puede verse en el (Mapa 2), una importante gama de actividades presentan y presentarán posibilidades potenciales de desarrollo y también se requerirá de la presencia del Sector Público para atender necesidades derivadas de aquel. La determinación de estas cuestiones orienta la continuación de los trabajos sectoriales y en particular los referidos a la actividad láctea.

 

Santa Fe

Es la principal provincia lechera del país, tanto por su volumen de producción como por la importancia que tradicionalmente tuvo la actividad en el desarrollo de algunas de sus ciudades.

La producción de leche en esa provincia creció en forma acelerada en la presente década, tal como lo ilustra el (gráfico 8), y se encamina en 1999 hacia los 3.000 millones de litros. En toda la provincia funcionan unos 5.500 tambos, que ocupan unas 500.000 hectáreas.

La productividad en los tambos ha venido creciendo en forma sostenida (superando actualmente los 130 kg de GB/ha), al tiempo que la superficie de pastoreo es substancialmente menor con respecto a la de décadas anteriores, la cantidad de explotaciones se ha reducido considerablemente, y el rodeo lechero ha crecido, marcando la tendencia hacia mayores escalas de producción. Sin embargo, en las zonas más productivas de la provincia subsisten una gran cantidad de pequeños y medianos productores (situación derivada de la continua subdivisión de la tierra a partir de la tenencia de las familias de inmigrantes), con una capacidad limitada de hacer frente a las nuevas circunstancias y a las adversidades climáticas y de mercado.

La provincia cuenta con dos importantes cuencas lecheras, Santa Fe Centro y Santa Fe Sur, que aportan aproximadamente el 90% y el 9% respectivamente de la producción lechera provincial. La primera abarca a los departamentos Castellanos, Las Colonias, San Martín, La Capital, San Jerónimo, San Justo, San Cristóbal, Nueve de Julio, Vera y General Obligado. La segunda incluye los departamentos Belgrano, Iriondo, Caseros, General López, Rosario y San Lorenzo.

Resulta particularmente significativo el desarrollo que mostró la actividad en el departamento Castellanos, no sólo por la magnitud de los cambios allí observados, sino también por los factores que determinaron su liderazgo en la materia a nivel nacional. En dicha zona, unos 1.600 tambos produjeron en 1995 casi 710 millones de litros de leche, aproximadamente el 10% de la producción nacional. Allí se encuentran radicadas cinco de las seis empresas lácteas más importantes y la cantidad total de establecimientos industriales supera los 850. En tales condiciones, existe una gran interacción entre las distintas actividades agropecuarias y agroindustriales, a través de la provisión de insumos o bien mediante los desarrollos realizados por unos y otros en materia de recursos humanos, técnicos, etcétera. Este complejo y dinámico entramado agroindustrial con centro en la ciudad de Rafaela se extiende a través de ciudades como Frank, Esperanza, San Vicente y Sunchales, donde los estamentos privados y estatales, mediante una asociatividad de tipo estratégico, coordinan acciones tendientes a proyectar a la pequeña y mediana unidad productiva en actividades altamente competitivas.

La capacidad instalada, según datos aportados por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio de la Provincia, creció casi un 23% en el período 1993 - 97, para ubicarse cerca de los 16 millones de litros diarios. La industria muestra una alta especialización en la producción de quesos y leche en polvo. En 1997, el 62,5 y el 18,6% de la materia prima respectivamente, tuvo por destino estos productos, mientras que un 13,6% de la leche cruda se destinó a la producción de leches fluidas.

En cuanto al comercio exterior, la provincia aporta aproximadamente la mitad de los volúmenes exportados de leche en polvo y quesos. De acuerdo con datos del INDEC, la composición de los ingresos por exportaciones de lácteos para Santa Fe en 1998 fue la que se muestra en el (gráfico 9). Las exportaciones de ese año tuvieron por destino a veintiséis países, siendo los más importantes (gráfico 10) Brasil (los productos en orden de importancia fueron leche en polvo, quesos, leche fluida y crema), Estados Unidos (quesos), Paraguay (quesos y leche en polvo) y Bolivia (leche en polvo).


Córdoba

Es la segunda provincia productora de leche del país (gráfico 11). Cuenta con cuatro cuencas, Noroeste, Villa María, Central y Sur. La más importante es la de Villa María, que se continúa con la cuenca Santa Fe Centro, y constituyen la zona lechera más importante del país. Para dicha cuenca, la productividad promedio supera los 90 kg de GB/ha/año.

La industrialización de la leche se realiza en unas 340 plantas, que reúnen una capacidad de procesamiento de más de 9 millones de litros por día. Una característica común a la provincia de Santa Fe es la alta proporción de la leche cruda que es destinada a la elaboración de quesos (60%) y de leche en polvo (20%). Se estima que la cantidad de tambos está en el orden de los 4.800.

En cuanto al comercio exterior, la provincia exporta fundamentalmente leche en polvo y quesos, y, hasta el momento, es la única exportadora de "Butter Oil" (gráfico 12). En 1998 la provincia exportó a catorce países, de los cuales los más importantes fueron (gráfico 13) Brasil (los productos en orden de importancia fueron leche en polvo, quesos y manteca), Paraguay (leche en polvo) y Méjico (butter oil y leche en polvo).

 

Buenos Aires

Es la tercer provincia en cuanto a producción de leche cruda, década y aunque dicha actividad creció sostenidamente en la presente década (Gráfico 14) , su participación relativa en el total nacional se ha visto reducida en favor de la mayor participación de Santa Fe.

La provincia de Buenos Aires cuenta con cinco cuencas productoras, a saber: Abasto Sur, Abasto Norte, Oeste, Mar y Sierras, y Sur. De ellas, la más importante es Mar y Sierras, y es la que registra los mejores parámetros de productividad y las mejores condiciones agroecológicas. Las cuencas Abasto Norte y Sur, ubicadas a corta distancia de la Capital Federal y del gran Buenos Aires, fueron las que tradicionalmente abastecieron al principal centro urbano del país; pero a pesar de esta gran ventaja comparativa, las posibilidades de expansión de la actividad están condicionadas por el escaso tamaño de los predios y por el alto costo de oportunidad de las tierras.

Al igual que lo que ocurre en otras zonas, la provincia participa en el proceso de reducción en la cantidad de tambos, y la tendencia hacia establecimientos con mayores escalas de producción.

La composición de la producción de productos lácteos se caracteriza por el predominio de los productos frescos, como la leche fluida, el yogur y los quesos blandos. Por esta razón, la industria láctea bonaerense es la que presenta un mayor valor bruto de producción, aun cuando procesa una cantidad de leche cruda menor que Santa Fe y Córdoba 6/.

En cuanto al comercio exterior, en 1998 los ingresos por exportaciones provinieron fundamentalmente de las ventas de leche en polvo y quesos, a pesar de que la leche en polvo no es el principal producto de la industria láctea bonaerense (gráfico 15). Ese año, la provincia exportó a veintinueve países, de los cuales los más importantes (gráfico 16) fueron Brasil (los productos en orden de importancia fueron leche en polvo, quesos, leche fluida y manteca), Venezuela (leche en polvo) y Estados Unidos (quesos).

 

 

Entre Ríos

Es la cuarta provincia productora de leche del país. Para 1998, el volumen producido alcanzó los 222 millones de litros (gráfico 17). La provincia cuenta con dos cuencas denominadas A y B, donde la A presenta la mayor cantidad de tambos y volumen de producción, pero la menor productividad.

La producción ha tenido una evolución creciente hasta 1995, similar al resto de las provincias, y a partir de ese año se observa una retracción en la actividad. Sin embargo, es altamente probable que dicha retracción se deba a problemas de medición, derivados del cierre de una de las plantas industriales más importantes de la provincia, a raíz de lo cual, los productores han derivado parte de su producción hacia otras regiones, dificultando de ese modo la adecuada contabilización de la producción.

En cuanto al comercio exterior, el grueso de los ingresos en 1998 provino de las ventas de leche en polvo, y en menor medida por las de quesos (gráfico 18). La provincia exportó ese año a seis países, de los cuales los más importantes (gráfico 19) fueron Brasil (leche en polvo), Bolivia (leche en polvo, leche fluida y quesos), Venezuela (leche en polvo), Paraguay (quesos) y México (leche en polvo).

 

 

La Pampa

La provincia de La Pampa ocupa el quinto lugar en el ranking de producción de leche cruda, con un volumen cercano a los 101 millones de litros para 1998, es decir aproximadamente el 1% de la producción nacional (gráfico 20).

La cantidad de tambos, de acuerdo con diferentes estimaciones, muestra un curso decreciente en las décadas de 1970 y 1980, tendencia que se interrumpió en los 90. Para 1997, la cantidad estimada por la Dirección de Ganadería de esa provincia fue de 285 tambos. Paralelamente, la proporción de tambos con mejoras tecnológicas (ordeñe mecánico y tanque de frío) está aumentando en forma sostenida, y la productividad promedio en la provincia está en el orden de los 70 kg GB/ha/año.

En la provincia se encuentran radicadas 26 plantas elaboradoras, que suman una capacidad instalada cercana a los 185.000 litros por día.

Sin embargo, se estima que de un 35 a un 40% de la leche cruda sale de la provincia como leche enfriada, para continuar su proceso industrial en las provincias de Buenos Aires y Córdoba.

La provincia cuenta con tres cuencas lecheras (Norte, Centro y Sur) ubicadas en la franja oriental de la provincia, y que continúa hacia el este, con la cuenca Oeste de la provincia de Buenos Aires, y hacia el norte, con la cuenca Sur de Córdoba.

6/ En efecto, el valor del litro de leche es mayor si se vende como leche fluida, yogur o dulce de leche que si se vendiera como leche en polvo y quesos.

volver