Precios

I. Evolución de los Principales Indices

Durante el segundo trimestre de 1998 los principales índices de precios de Argentina mostraron variaciones virtualmente nulas. El índice de precios al consumidor (IPC) registró un mínimo incremento de 0,1%, que contrasta con la suba más pronunciada (0,9%) del trimestre anterior. Por su parte, los Precios al por Mayor verificaron variaciones negativas en sus tres índices: el índice de precios internos al por mayor (IPIM) y el índice de precios básicos al por mayor (IPIB) retrocedieron 0,1%, mientras que el índice de precios básicos del productor (IPP) descendió 0,3%. La evolución de los precios combinados (IPC e IPIM) no mostró cambios en el trimestre. En tanto, el índice del costo de la construcción (ICC) también descendió muy levemente (-0,3%) en ese período.

En el bimestre julio-agosto de 1998 el IPC creció 0,3%, mientras que el IPIM cayó un significativo 1%, y tanto el IPIB como el IPP registraron bajas menores, del 0,2% y 0,4% respectivamente. También descendió apreciablemente el costo de la construcción: -0,5% en el bimestre. Por otra parte, observando las variaciones en los doce meses transcurridos hasta agosto de 1998, se percibe que el IPC aumentó 1,1%, en tanto que en los precios mayoristas se aprecian variaciones fuertemente negativas en sus tres índices (-3,1% el IPIM, -2,4% el IPIB y -2,8% el IPP). Finalmente, el ICC acumuló una baja del 1,2% (Cuadro 4.1).

En el Gráfico 4.1 se observa la dispar evolución de los índices de precios minoristas y mayoristas desde fines del año 1997, como consecuencia de la marcada deflación verificada en estos últimos. Los precios mayoristas registran una tendencia deflacionaria desde fines de 1996 (con excepción del tercer trimestre de 1997) y acumulan a la fecha cuatro caídas trimestrales consecutivas.

Similar tendencia a la baja puede detectarse para los índices de precios que releva el Fondo Monetario Internacional, ya sean commodities agrícolas o minerales, e incluso manufacturas exportadas por los países industrializados. Sus índices de precios en todos los casos vienen descendiendo ya desde principios de 1997, como producto de la desaceleración económica global que se acentuó con la crisis financiera. Los pronósticos de dicho organismo para el resto de 1998 anticipan precios estables y bajos, que en los casos del petróleo y commodities agrícolas empezarían a recuperarse hacia mediados de 1999.

En el Cuadro 4.2 se presentan las tasas de inflación minorista y mayorista de la Argentina, de los principales países de América Latina y de los países desarrollados más importantes. En el segundo trimestre de 1998, Argentina registró variaciones de precios minoristas similares a las de los países desarrollados e inferiores a las de los países latinoamericanos. Analizando lo ocurrido con los precios mayoristas, se observan tendencias deflacionarias en la mayoría de los países, con la excepción de México.

II. Indice de Precios al Consumidor

El mínimo incremento del nivel general del IPC en el segundo trimestre (0,1%) fue consecuencia del alza del capítulo de Alimentos y bebidas (1,1%), el de mayor ponderación dentro del Indice, la que fue contrarrestada por caídas en los capítulos de Vivienda (-1,1%, por el decremento en Electricidad), Esparcimiento (-1,3% por la baja en Turismo) y Transporte y Comunicaciones (-0,6%). Los restantes capítulos no se modificaron mayormente (Cuadro 4.3).

La suba trimestral de 1,1% en Alimentos y bebidas fue consecuencia principalmente del alza en carnes (5,7%), en particular en carne vacuna fresca (8%), en arroz (8%), en quesos (5%) y en vinos (6%). Cabe destacar que la carne vacuna acumula un incremento cercano al 30% promedio entre junio de 1998 y junio de 1997. Dentro del mismo capítulo es importante destacar las bajas ocurridas en el trimestre en frutas (-10%) y en verduras y legumbres (-3%). En la comparación interanual sobresalen las mermas registradas en los precios de productos tan importantes como harinas (-12%), verduras (-13%), azúcar (-11%) y gaseosas (-21%).

Al analizar el bimestre julio-agosto de 1998 se observa un nuevo avance en los precios de Alimentos y Bebidas (0,8%, explicado por carnes y verduras), un mayor avance en Esparcimiento (2,7%, por el turismo de la temporada invernal) y una fuerte contracción en Indumentaria (-2,3%), mientras que los restantes rubros sufrieron variaciones menores. Cabe destacar que Indumentaria se presenta como el capítulo de menor evolución relativa desde el inicio de la Convertibilidad, evidencia de la fuerte competencia de productos extranjeros existente en este mercado.

Analizando los precios relativos en el IPC, en el Cuadro 4.4 se observa que el incremento de 0,4% en el nivel general durante los meses de abril hasta julio de 1998 se debe fundamentalmente a los aumentos en Bienes (0,8%), ya que los Servicios retrocedieron en promedio (-0,3%).

De todas formas, aún considerando las bajas relativas ocurridas en los Servicios, en julio de 1998 el precio relativo de los mismos se ubicaba 31% por encima del de los Bienes, tomando como base el inicio del plan de Convertibilidad. Esta evolución dispar se produjo básicamente en los 3 primeros años hasta 1993, los de mayor inflación desde que rige la Convertibilidad. Por otra parte, analizando los Servicios, los precios de los Servicios Públicos, que se habían mantenido relativamente bajos en los primeros años de la Convertibilidad, crecieron significativamente más que los de los Privados desde 1996 a la fecha, a tal punto que actualmente los superan en sus precios relativos un 3,6% respecto de los valores de abril de 1991.

III. Indices de Precios Mayoristas

(Gráfico 4.2) La caída de los precios internacionales de las principales "commodities" agrícolas y minerales continúan presionando a la baja a los precios mayoristas argentinos. En el segundo trimestre de 1998 el Indice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) y el Indice de Precios Internos Básicos al por Mayor (IPIB), que excluye a los impuestos contenidos en el IPIM, registraron ambos un suave retroceso del 0,1%, en tanto el Indice de Precios Básicos del Productor (IPP), cuya estructura de ponderación refleja sólo a los bienes producidos en el país, presentó una caída algo mayor (-0,3%). La deflación de los precios mayoristas se repitió en el bimestre julio/agosto de 1998, cuando los tres índices, IPIM, IPIB e IPP volvieron a caer (-1%, -0,2% y -0,4% respectivamente). Así, sumadas las caídas desde el inicio de este año, el IPIM acumula una baja del 2,3% en 1998, el IPIB una del 1,5% y el IPP del 2,4%. Esta deflación contrasta con el aumento del 1,3% del IPC para el mismo período, indicando que la relación entre los precios de los bienes transables y no transables se ha deteriorado.

(Cuadro 4.5) El descenso del 0,1% en el nivel general del IPIM del segundo trimestre se explica básicamente por una merma del 1,5% en productos importados, pues los productos nacionales casi no variaron (aunque los Productos primarios bajaron 0,2%). Dentro de los productos Agropecuarios, sobresale la evolución dispar entre los Agrícolas (-5% en el trimestre, por bajas en cereales y oleaginosas) y los Ganaderos (+7%, impulsados por la carne). Dentro de la baja en Productos importados se destacan las variaciones negativas en Productos agropecuarios y de silvicultura (-5%) y Aparatos de Radio y TV (-5,5%).

En cambio, el descenso del 1% ocurrido en el IPIM durante el bimestre julio-agosto está compuesto por sendas caídas tanto en Productos nacionales como en Productos importados, del 1% y 1,2%, respectivamente. Dentro del componente nacional se observa una mayor baja en Productos primarios (-2,7%), mientras que Productos Manufacturados y Energía eléctrica sólo caen marginalmente.

IV. Costo de la Construcción

El Costo de la Construcción en el Gran Buenos Aires (ICC) varió negativamente 0,3% en el segundo trimestre y otro 0,5% en el período julio/agosto'98, acumulando una deflación del 0,8% en lo que va del año, e incluso del 1,2% desde agosto de 1997 a la fecha. Todos sus componentes registraron declinaciones en el período abril-agosto de 1998: Materiales (-0,3%), Gastos Generales (-0,9%) y Mano de Obra (-1,2%) (Cuadro 4.6).

V. Precios Internacionales de Productos Básicos

Los precios de las principales materias primas continuaron bajando durante el segundo trimestre de 1998, tendencia que se manifiesta desde hace ya un año. El índice de materias primas que elabora el Fondo Monetario Internacional disminuyó 4,1% con respecto al primer trimestre del año, y la tendencia deflacionaria continuó en julio, cuando se ubicó 4,7% aún más abajo que en el segundo trimestre. Las proyecciones que elabora el FMI suponen que esos bajos niveles se mantendrían por lo que resta del año, si bien esto dependerá de la profundidad y duración de la crisis financiera internacional, que hace muy difícil predecir el escenario económico más probable. (Cuadro 4.7).

En los mercados internacionales de cereales el valor promedio del trigo se depreció 8,6% con respecto a sus niveles del primer trimestre, y aún cayó otro 6,3% hacia julio con respecto al promedio del segundo trimestre, acumulando una pérdida del 30% respecto de su cotización de un año atrás. En el caso del maíz se repitió este comportamiento, con bajas del 7,9% en el segundo trimestre y 3,8% en julio, si bien la caída acumulada en el año para este cultivo es todavía menor (-15%) que para el trigo. Por el contrario, el arroz repuntó de sus bajos niveles del primer trimestre, subiendo 8,5%. Las previsiones de precios del FMI pronostican una lenta recuperación para el trigo hasta fines de 1999, y una virtual estabilidad del maíz para lo que resta de 1998 y para 1999.

Los precios de los derivados de la soja variaron en forma simultánea a la baja, si bien la intensidad de la pérdida en el caso de la harina (-22% en el segundo trimestre y -4% más en julio) superó con mucho lo sucedido con la semilla (-8% y -4% respectivamente). Por su parte, el aceite de soja se mantuvo relativamente más estable (perdió sólo 4% hasta julio), siendo éste un producto de significativa participación en las exportaciones de Argentina.

El movimiento bajista se repitió para los principales cultivos industriales. El café se derrumbó 20,7% en el segundo trimestre y 15% más en julio, encontrándose hoy en un nivel que representa la mitad del que tenía hace un año. La lana perdió 10,7% en el segundo trimestre, y reforzaba la baja en julio al caer otro 10%. El azúcar acumulaba una disminución del 20% hacia julio respecto de los precios del primer trimestre. Sólo el tabaco y el algodón escaparon a la ley general y se mantuvieron relativamente estables en sus niveles del primer trimestre.

El comportamiento deflacionario también alcanzó a los minerales metalíferos. Durante el período abril-julio de 1998, tanto el aluminio (-10,3%) como el níquel (-20%) y aún el cobre (-2,6%) registraron disminuciones en sus precios promedio con respecto al primer trimestre del año, pero por el contrario el hierro se mantuvo inamovible, siendo el precio de este mineral tradicionalmente muy estable. Con relación a los valores del segundo trimestre de 1997, las bajas acumuladas para el aluminio, cobre y níquel totalizan 17%, 34% y 40% respectivamente.

El petróleo crudo (promedio de los tipos Brent, Dubai y WTI) bajó 6,3% en el segundo trimestre del año y 4,5% adicional en el mes de julio. Cabe recordar que esta variación se suma al derrumbe del 25% del primer trimestre. La merma total acumulada hasta julio de 1998 fue del 31% (contra el promedio del segundo trimestre de 1997). En niveles cercanos a 13-14 dólares por barril, la comparación con los precios del año 1991 arroja una baja muy similar (-30%), si bien los precios combinados de EEUU crecieron en ese intervalo un 14%. Esto ubica al petróleo cerca de un 40% por debajo (en términos de dólares constantes) de sus valores de principios de la década.

Las proyecciones de precios para el último trimestre de 1998 sitúan al barril de crudo en un promedio de U$S 13,1, mientras las correspondientes para 1999 se ubican en U$S 14,5, contra los U$S 19,3 promedio del año 1997. Cabe señalar que debido a este efecto, en el primer semestre de 1998 la Argentina exportó combustibles y derivados por un monto inferior en al menos 400 millones de dólares al correspondiente a igual período de 1997. Por último, el precio del gas natural bajó ligeramente en el trimestre (-4,8%) y volvió a caer hacia julio (-6,7%).

VI. Indices de Precios del Comercio Exterior: primer trimestre de 1998

De acuerdo con las cifras revisadas del INDEC, el índice de términos del intercambio de la Argentina desmejoró un 4,1% durante el primer trimestre del año 1998. Este comportamiento fue producto de una baja registrada en el índice de precios de las exportaciones (-4,4%), muy superior a la leve caída en los precios de las importaciones (-0,3%) ( Cuadro 4.8 y Gráficos 4.3 y 4.4).

Puede observarse que los precios de las exportaciones argentinas siguieron la tendencia descendente iniciada en el segundo trimestre de 1996, cuando alcanzaron su máximo de la década. La baja acumulada desde entonces es superior al 12%. Cabe agregar que las primeras estimaciones del INDEC para el segundo trimestre del corriente año todavia muy preliminares, implican un nuevo deterioro del orden del 9% (interanual). Por su parte, los precios de las importaciones presentan mayor estabilidad, si bien puede observarse que también descienden desde el primer trimestre de 1996, aunque en menor magnitud (5,7% hasta el primer trimestre de 1998). La estimación mencionada para los precios de las importaciones durante el segundo trimestre arroja una nueva baja del 4% interanual.

Si se comparan los índices del primer trimestre de 1998 con los de igual período del año anterior se observan variaciones negativas en los tres índices: el índice de precios de las exportaciones disminuyó 8,1%, el índice de precios de las importaciones lo hizo en 3,1% y, de esta forma, el índice de términos del intercambio se deterioró un 5,1%. Aún a pesar de esta caída, los términos del intercambio se encontraban todavía en el primer trimestre en niveles similares a los del año 1994 y muy superiores a los de fines de la década del '80.

Como ya se señaló, según estimaciones preliminares del INDEC los términos del intercambio habrían retrocedido aproximadamente 5% en el segundo trimestre comparados con el segundo trimestre de 1997, si bien esta baja los dejaría en niveles similares a los del primer trimestre de 1998. Es ilustrativo remarcar que este nivel de precios, de persistir durante lo que resta del año, implica una pérdida real por efecto del deterioro de términos del intercambio del orden de los 1.400 millones de dólares anuales contra los precios prevalecientes en 1997, que es para el país el resultado más inmediato de la crisis internacional.

En el Cuadro 4.9 se observan los cálculos revisados del efecto de los términos del intercambio correspondiente al año 1997. Medidos contra el año base 1993, la ganancia neta fue de 1.762 millones de dólares de ese año, aunque es previsible que disminuya severamente al finalizar 1998.

En el Cuadro A.4.10 del apéndice estadístico se presenta una aproximación al cálculo del Tipo de Cambio Real, medido a través de los índices de precios minoristas y mayoristas. Puede notarse que medido contra el DEG, que incluye una canasta de las principales monedas de EE.UU., Japón y Europa, en la primera mitad de 1998 el tipo de cambio real se apreció 1,5% en promedio con respecto a sus niveles de fines de 1997, si bien la apreciación acumulada desde el inicio de la Convertibilidad sería muy superior (24% medida contra precios minoristas y 10% medida contra mayoristas). Cabe destacar que en la comparación con el DEG quedan excluidos los principales países del Sudeste Asiático, que sufrieron importantes devaluaciones de sus monedas en el último año, y otros países latinoamericanos, que recientemente ajustaron sus tipos de cambio nominales. También se percibe cierta revaluacióndel tipo de cambio real frente al Brasil (2% en el semestre), consecuencia de que nuestro mayor socio comercial continúa con su política de ajustes periódicos de su banda cambiaria en un contexto de estabilidad de precios.

En el Cuadro A.4.11 del apéndice estadístico se presenta el índice de precios de las exportaciones desagregado por grupo de productos. En el primer trimestre de 1998 se observan fuertes caídas de precios en Productos Primarios (-10,4%), en Manufacturas de Origen Agropecuario (-5,4%) y especialmente en Combustibles (cayeron 13%). En la comparción interanual, las caídas respectivas son del 10%, 2% y 29%. Las manufacturas industriales se muestran como las más estables, habiendo caído sólo 1,5% en el año.

En el Cuadro A.4.12 se presenta el mismo cuadro correspondiente a las importaciones de bienes. Los precios de los Bienes de Capital cayeron 0,5% en el trimestre y acumulan -3,4% en el año. Los Bienes Intermedios aumentaron sus precios en la comparación trimestral (1,5%) pero bajaron en la interanual (-1,3%). Los Combustibles y lubricantes se desplomaron en el primer trimestre (-11,7%) y en el año el derrumbe alcanza al 30%. Por último, las Piezas y accesorios para bienes de capital y los Bienes de Consumo apenas oscilaron en el último trimestre, subiendo incluso levemente en el último caso.